Trucos, consejos, recomendaciones...

Para inflar casi cualquier cubierta lo mejor es que en el caso de que incluso con compresor no infle o no talone, como nuestras válvulas tubeles son desmontables proceder a quitar el obus de la válvula. Dejar el cuerpo o canuto de la válvula hueco y aplicar el compresor directamente. De esta manera entrará 3 veces más aire que por una válvula con obús. Debéis tener precaución y en cuanto infle mover la rueda un poco para que el líquido se mueva, selle y la cubierta quede bien talonada, y ojo con el compresor, dejar de dar presión en cuanto talone y sólo volver a aplicar presión si fuera necesario porque al no marcar presión y entrar el triple de aire podéis reventar la cubierta por exceso de presión en segundos.
El último paso es con un poco de maña, quitar el compresor y poner el obús de forma rápida. Seguramente la rueda perderá bastante presión, pero en cuanto pongas el obús aplica aire de nuevo con normalidad y regula la presión a tu gusto.

La mejor forma de revisar el líquido es hacerlo con la jeringuilla y la aguja: pincha la rueda en la parte inferior con la aguja y la jeringuilla vacías. Para ello es conveniente subir la rueda que quieras pinchar encima de una mesa. Deja escurrrir unos segundos el líquido hacia la parte de abajo y pincha justo en la zona inferior donde estará acumulado. Es muy importante que pinches sujetando la jeringuilla y su émbolo con el dedo o la presión del interior de la rueda expulsará el émbolo con fuerza en cuanto atraviese la cubierta. Sucederán varias cosas:

1. La jeringuilla se comienza a llenar de líquido blanco: OK
2. La jeringuilla se comienza a llenar de líquido blanco pero enseguida sale sólo aire: queda poco líquido, recargar con nueva mezcla.
3. La jeringuilla se comienza a llenar de líquido transparente, agua sucia: la mezcla no está en buenas condiciones, dejar que la jeringuilla se llene, tirar el líquido y meter una nueva recarga.
4. La jeringuilla se comienza a llenar de aire: meter nueva recarga.

Para mantener la válvula en perfectas condiciones:


1. En primer lugar, al montarla sólo apretar con la mano, nunca con herramientas. Apretar la tuerca a la vez que apretamos con un dedo la cabeza de la válvula contra la llanta, ayudando a comprimir las cintas negras y azules montadas previamente. 
2. Procura dejar la bici de un día para otro con las válvulas en la parte inferior de la rueda, junto al suelo. De esta manera el líquido que tengan dentro escurrirá hacia fuera y evitando que se ensucie el obús de la propia válvula con el propio sellante. 
3. Da presión con compresor, la propia fuerza del compresor meterá presión a la vez que limpia el cuerpo del obús. 
4. En último caso, el kit lleva un tapón afloja obuses, siempre puedes desmontar y limpiar con cuidado. O puedes sustituir por otro obús de una cámara vieja.

Utiliza cubiertas de balón gordo, si son muy finas es más fácil llantear y hacer rajas grandes en la cubierta que en muchos casos el sellante no podrá sellar.